El objetivo principal hoy día en los pacientes con Artritis Reumatoide, es conseguir la remisión clínica de la enfermedad. Este objetivo es posible con los medicamentos disponibles actuales, usados de manera adecuada (dosis, frecuencia, combinación, etc) y con una estrategia de vigilancia estrecha del paciente. Es decir, conseguir la ausencia de inflamación en las articulaciones y por tanto sin presencia de síntomas.

El diagnóstico precoz de la enfermedad y el uso rápido de los tratamientos actuales como el metotrexato, e incluso la moderna terapia biológica, van a ser claves en el control de la inflamación característica de la enfermedad.

En el último Congreso de la Sociedad Valenciana de Reumatología (SVR), celebrado en Alicante, el Dr. José Rosas, presentó en una comunicación oral, los datos obtenidos en su grupo, sobre este aspecto. En los últimos 5 años, hasta en el 50% de sus pacientes, se ha alcanzado la remisión clínica de la enfermedad de forma progresiva, con una estrategia de atención estrecha de los mismos, demostrando que la remisión de la enfermedad es posible en la práctica clínica.

La Artritis Reumatoide es la enfermedad inflamatoria articular más frecuente. Afecta en España al 0.5% de la población, unos 250.000 personas. Suele predominar en mujeres y aunque puede aparecer a cualquier edad, predomina entre los 30 a 50 años. Si no se controla, la inflamación, provoca la destrucción de la articulación de forma permanente.

En los últimos años ha habido importantes avances tanto para el diagnóstico precoz de la enfermedad, en la evaluación de estos pacientes con el uso de la ecografía articular realizada por el propio reumatólogo y en el manejo terapéutico, especialmente con la inclusión de los nuevos fármacos biológicos.

Recomendación: ante la sospecha de inflamación articular, especialmente si dura más de una semana, se aconseja consultar con un Reumatólogo, para conocer la causa lo antes posible, iniciar el tratamiento e intentar evitar las secuelas.